El pasado sábado 29/02/2020, un nutrido grupo de voluntarios de nuestro centro, formado por alumnos, profes y familiares, iniciamos una experiencia de reforestación vital, que quedará grabada en nuestra memoria colectiva, para siempre.

El Proyecto ARBOPE, es algo más que un proyecto, es un compromiso a largo plazo, una oportunidad para desarrollar valores esenciales respecto de la educación ambiental, la solidaridad, el respeto y la convivencia. ARBOPE es una magnífica responsabilidad y un orgullo.

Con el objetivo de extender nuestra tarea de reforestación y seguimiento a lo largo de 10 años, nos pusimos manos a la obra.

De la mano de la Asociación ARBA, (asociación por la recuperación del bosque autóctono) y de su representante, Antonio, pudimos repoblar del orden de 60 especies de ciprés cartagenero (Tetraclinis articulata), sabina mora (Juniperus phoenicea) y palmito (Chamaerops humilis), en la ladera norte de nuestro emblemático cerro, enriqueciendo de manera importante, su diversidad biológica.

La reforestación es vital para la supervivencia de nuestros ecosistemas terrestres, pues no solo ayuda a la recuperación de cuencas hidrográficas, sino que también crea barreras contra el viento, protege los cultivos y detiene la erosión de los suelos. Además, ayuda a retirar dióxido de carbono del aire, contribuyendo de forma impagable a la reducción del cambio climático y por tanto a la sostenibilidad de nuestro entorno natural.

Gracias a todos los participantes, pequeños y mayores, vuestra implicación y trabajo resultaron esenciales para el éxito del proyecto.

No obstante, esto no acaba aquí, volveremos a vernos…